La sanación a través de la Reconexión nos lleva más allá de la Medicina Energética. La Sanación Reconectiva es una forma de sanación a la que tenemos acceso por primera vez en nuestro planeta. Nos reconecta con la plenitud del universo y a la vez con la plenitud del ser que somos. Y esto sucede porque ahora podemos acceder a un ancho de banda de frecuencias totalmente nuevo que incorpora e incluye todo lo que es accesible a través de la energía. Va pues más allá de la energía, hacia la luz y la información, en un nivel al que no habíamos podido tener acceso hasta la fecha. Los científicos lo describen originalmente como algo nuevo en el planeta y tiene sentido si se entienden dos conceptos. El primero que somos seres de cuatro dimensiones: altura, anchura, profundidad… y tiempo. Nos han educado pensando que somos seres de tres dimensiones aun cuando ya Albert Einstein dijo que lo somos de cuatro en los años 50. La comunidad científica no aceptó sin embargo esta realidad formalmente hasta el 2000. La Física Cuántica nos representa de hecho hoy como una burbuja de cuatro dimensiones en un universo multidimensional. Bueno, pues el interior de esa burbuja se ha llenado de energía. Y eso es lo que da sentido a formas de sanación como el Reiki, el Qi Qong, la Cromoterapia, etc. Da igual el nombre que se les dé pero lo que hemos visto hasta ahora son subtipos de energía distintos. Los investigadores han explicado que lo que hace que todo sea diferente hoy es que estamos en un período en el que el tiempo se ha agilizado. No de forma lineal, de principio a fin, sino que se está moviendo ¡en todas las direcciones al mismo tiempo! Y eso significa que éste se está expandiendo, que la burbuja en cuatro dimensiones se está expandiendo. Y que lo que antes estaba fuera ahora está dentro por primera vez.

-¿Y cómo funciona la Sanación Reconectiva?
-Para empezar le diré que nosotros no tenemos que pedirle a quienes vemos que se quite las joyas, apague el móvil o vacíe los bolsillos de monedas antes de atenderle. Ni tenemos que mover las manos necesariamente en una dirección y no en otra. Ni usar colores determinados. O inspirar hasta contar cuatro y expirar al llegar a ocho. Nosotros simplemente accedemos a un nivel de “luz”, a un nivel de vibración más elevado, que se acompaña de una sensación y entonces el cuerpo vuelve a su estado natural de equilibrio. ¿Cómo sana el cuerpo? No según el modelo químico que aprendimos en el colegio y que hoy sabemos está obsoleto. El cuerpo mejora a través de frecuencias, de vibraciones, de información. Porque todo en él está intercomunicado a través de la luz. Hoy sabemos además que la Iluminación no es simplemente un concepto espiritual. El ADN de cada una de nuestras células emite luz. El doctor Fritz Albert Popp en Alemania fue una de las primeras personas en descubrirlo. Nuestro ADN emite luz de un determinado nivel y utiliza frecuencias variables como herramienta de información lo que sugiere que el sistema de biorretroalimentación del cuerpo depende de las ondas de luz. Se encontró con que la luz es responsable de la fotorreconstrucción de las células. Y que los agentes carcinógenos, por ejemplo, pueden causar cáncer porque bloquean esa luz y entonces la fotorreparación no puede llevarse a cabo. Cuando estamos enfermos nuestras ondas de luz están desincronizadas. De ahí que nuestra salud empeore a medida que baja la intensidad de la luz y mejore cuando aumenta. Yo creo en lo que llamo Teoría de la Causa Primera según la cual el grado en que nos alejamos de un perfecto estado de salud se corresponde con el grado en que temporalmente olvidamos lo que somos. Porque somos también luz y estar iluminado es estar en equilibrio.
Los sanadores que practicamos la Sanación Reconectiva lo que hacemos es entrar en situación y, simplemente, nos permitimos “escuchar” con un sentido diferente. Yo dejo que mi mano se mueva, voy buscando alguna sensación y luego juego con ella hasta percibir lo que llamamos distintos registros o respuestas involuntarias a esa conexión. Sentimos y tenemos acceso a un nivel más amplio o espectro de curación, más allá de la energía curativa. Un espectro que se compone de energía, luz e información. Y una vez que aprendemos a acceder a ese nuevo nivel tenemos sensaciones diferentes en nuestros cuerpos y nuestras manos; diferentes sentimientos. A veces se percibe como un “zumbido”, otras es un sentimiento de “bienestar”, a veces un “empujar” o “tirar”, un “caliente” o “frío”, un “húmedo” o “seco”… o todo al mismo tiempo, muchas sensaciones diferentes. Y sin embargo todas las sensaciones se sienten benéficas. Nos recuerdan en cierto nivel que somos “luz” y desde allí trabajamos.

Vive tu propia experiencia mediante una sesiòn de manera presencial o a distancia. Agenda tu cita +57-3125838682

O toma nuestros cursos de manera Online y presencial desde cualquier parte del planeta.

https://www.TheReconnection.com/rh-online-essentials-course?rc_affiliate=cmVjb25uZWN0LjE0MDg=

Si te parece interesante compártelo