Cuando era adolescente recuerdo haber presenciado algo extraordinario en mi habitación, una hermosa luz brillante, parecía mucho a las luces de bengala que jugaba con mis primos en navidad, lo más extraño para mi en ese momento ante esa presencia inexplicable, es que mi ser experimentó una paz y una calidez que nunca antes había sentido y que lo necesitaba. A partir de allí , me llevó a tener un gran respeto hacia cualquier tema espiritual, incluso despertó en mi algo que no comprendía, mis intuiciones y visualizaciones. Una reacción en cadena de varios acontecimientos en mi vida privada me conduciría a conocer a varios maestros de vida y uno de ellos me inició en los Registros Akáshicos. Pues bien me puse a canalizar mis propios registros y mis Guías me dieron las respuestas a mis preguntas, las que siempre quise hacer, las que no quería hacer, y las que no tenía en cuenta. Cada día que avanzaba en mis estudios me sorprendía de tal forma que ni yo misma podría imaginar lo que el futuro me depararía. Para la mente humana resulta un poco complejo comprender que son los Registros Akáshicos. En un principio sinceramente ni yo lo comprendía del todo bien, así que trataré de explicarlo de una forma simplificada y sencilla de como yo me imagino que son los Registros Akashicos, donde se encuentran y que vamos a obtener de esa información. Imaginaros una gran biblioteca con librerías y muchísimos libros y uno de esos libros lleva tu nombre donde esta toda la información relevante de tu alma. En ellos se recoge toda la información de tus vidas pasadas hasta la actual. Ese espacio sagrado donde se encuentra almacenadas todas tus vivencias se puede acceder a ella a través de los Maestros Ascendidos y Guías Espirituales. Podremos consultar cualquier información que desvelará cualquier pregunta que se formule con respecto aludiendo al presente, futuro o pasado y siempre lo mejor para todos los involucrados. La cuestión es que si conoces el origen de tus limitaciones, miedos, inseguridades, patrones, hábitos, resulta mucho más sabio tomar las decisiones para superarlos, y sanarlos y seguir avanzando hacia tu crecimiento personal y espiritual.

Si te parece interesante compártelo