No calles nada, dilo todo.
No guardes tus sentimientos por miedo a no ser aceptado por otras personas.
Escuchate y aprende a decir que no, cuando sea necesario, y a decir que si, cuando sea el momento.

Se fiel a tus sentimientos, a lo que sientes.
Salte de la situación de juzgarte y de juzgar a otros.
Conviértete en un observador de lo que estas viviendo.

No trates de forzarte a ser un@ más de la sociedad.
A cumplir con mandatos familiares de los cuales jamás te pertenecieron.

Se tú, se libre.
Rompe las estructuras de lo que deberías ser, o como quisiera la sociedad que fueras.

Escucha a tu corazón, regalate tiempo a solas.

y no te sientas mal por querer hacer cosas diferentes o por ser distinta/o al resto.

Después de todo, lo distinto se distingue por lo real.
Y eso es una buena señal de que estás reconectando contigo.

Se tú siempre.

Con amor, Karina Cotellessa Rojas

Si te parece interesante compártelo